Gregorio Casas

Sabado Noche: 3:00 AM
El Valencia y el árbitro madrid empataron en Mestalla. Tras unas copas en el Tramun en las que salgo ganador en una compi de motes, a ver quien tenía más, llego a casa y pongo C9. Retransmiten unos grandes clásicos: “Blackadder”.

La víbora negra, con Rowan Atkinson y Hugh Laurie. El primero “Mr Been” o ZP según los parecidos. Pero el segundo me sonaba, me sonaba, tanto o más absurdo que alguno de mis correos, absurdo y atontao el segundo actor. Y de repente algo en sus ojos que me llamaban la atención. El curioso Dr. Gregory House en persona, protagonista de la serie “House”. Así queda resuelto el problema de la irónica y loca mirada del superdotado Dr. Pero como se da ese salto de loco a médico Holmeriano. Llegaré yo, después de cerrar Bétera, a ser médico.

¿Cómo se le quedo la pata coja? ¿Una ambolia en la pierna? ¿O una putada de Blackadder?

Sin querer tachar de plagio, su éxito se basará en que su personaje use técnicas del famoso Sherlock Holmes. Enfrente de la casa del Dr. se encuentra el 221B, mismo número de la casa del famoso detective que vivia en el 221B Baker Street.

Algo grave en la eterna supercultura americana. El productor, al ver la prueba de Laurie exclamó: “Mira, esto es lo que quiero. Un hombre amerciano””See, this is what I want: an American guy.” Laurie es inglés.