Cyrano de Bergerac del siglo XXI

CyranoDicen que leer sirve para algo, y esto que encontre demuestra lo curiosa que llega a ser la historia repitiendo personalidades. Ya no porque el amigo tenga un atributo físico parecido al de monsieur Cyrano, sino porque las dos personas llegan a tener fuertes parecidos.

Pese a que han creado unos dibujos futuristas en los que el protagonista es un Cyrano del futuro, nuestro amigo sí que es real y si no se parece, ya me contais.

Savinien Cyrano de Bergerac nació el 6 de marzo de 1619 en Francia. En 1638 se alistó en el ejercito con solo 19 años, siendo ya un magnífico espadarchín. A partir del 43 se dedicó a escribir, hasta su muerte en 1655 cuando murió por un accidente posiblemente causado por gente a la que había ofendido. Aislando esto último como similitud con nuestro amigo, Dios quiera que viva muchos años, su carácter era muy parecido. Era una persona que se batía en duelo ante cualquier ofensa, llegando una vez a batirse con 100 personas y derrotándolas. ¿Os suena ese carácter? Era un dramaturgo y un poeta (¿eso de la poesía no se parece a la música?), ingenioso, y un romántico que encandilaba a las mujeres (yo no digo na). Cyrano se interesaba en su época por las ciencias (¿carrera de ciencias, biología?) como así lo demuestra su novela más famosa “Un viaje a la Luna”, en la cual Cyrano expuso hasta 7 métodos para llegar a la Luna, en una época en la que se creía que se podía llega a nuestro satélite a través de carros llevados por pájaros o con agua. Los métodos que ingenió eran:

  1. Embadurnarse con médula ósea. Se creía que la Luna sorbía médula ósea y por eso se elevaba.
  2. Sujetarse a vasijas de rocío para elevarse cuando se evapora.
  3. Situarse sobre una placa de hierro y arrojar un imán al aire para elevar la placa y recoger el imán cuando vuelve a caer para volverlo a lanzar y así sucesivamente.
  4. Llenar un recipiente de agua y calentarlo, y luego hacer que el aire salga por un orificio, parecido al sistema del avión a reación.
  5. Llenar una esfera de humo. y como el humo tiende a ascender (no como la mujer que asciende a tender), una persona montada en la esfera también se elevaría. Parecido al globo.
  6. Crear un saltamontes mecánico que brincara por el aire mediante explosiones de polvora.
  7. Sujetar coetes a la nave. Este método es más valido. El personaje de la novela utilizó este último método aunque a mitad de viaje los coetes dejaron de funcionar y entonces utilizó la médula ósea para llegar a la Luna.

Curioso e ingenioso este Cyrano. Espero que no te enfades Peris porque prefiero no batirme en duelo a espada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.