30 años

30 años

30 años

Después de mi tradicional semana de bajón e incremento canosil, ayer abandoné con pesar los veinti-todos para entrar de lleno en la treintena.

Y si me quejo es por vicio. Trabajo, independencia, salud, un periquito, la familia, un sobrinito “miniyo” y unos estupendos amigos y sobretodo Mari.

Recien treintañero te lo recomiendo, pon una Mari en tu vida. Si esto no te consuela, estás loco y si no lo estás, te dejo una frase para levantarte el ánimo:

“¡Los veinteañeros te respetan y te admiran, y los cuarentones te envidian!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.