Battery Low

Otro gran ejemplo de inversión pública en el hospital … de Valencia.

Busca las clavijas en esta foto.

image

Las que hay están peladas y no reconozco el dispositivo al que pertenecen.

Vale que puede que sean concesiones y sin coste público.

¿Pero el mantenimiento? Quien la limpia porque yo me veía en el espejo. ¿Y el gasto de luz?

¿Si no sirve ninguna clavija, que hace el mamotreto conectado a la corriente 24 horas al día?

Luego están bajas las baterías y las arcas.

No hay dinero para sanidad

image

No hay dinero para sanidad. O aparentemente no lo hay para ampliar plantilla o equipos médicos o para poner medios en reducir las esperas de 36 o 24 horas para dar cama a pacientes de urgencias.

El hecho es que se han puesto televisores individuales en todas las camas del hospital público … de Valencia, con Internet, teléfono y despilfarro incluido en un dispositivo para cada paciente.

Por lo menos, entre tanta indefensión de medios y médicos (no sólo por falta de personal sino por falta de implicación y profesionalidad) aparecen doctor@s a veces con experiencia de años, otras recién saliditos del MIR que hacen tener algo de fe en el nuestro sistema sanitario y nuestros médicos.

Nervios

Bien hayados los nervios.

Ansiedad, cambios de humor, falta de apetito o trastornos gástricos …

Distraerse con el ocio es una manera de combatir los nervios, aunque sea inhumano aislarse de lo que te rodea, a veces funciona.

image

Beethoven y otros por el estilo

No me he podido resistira copiar integro esta actuación de Luis Sánchez Polack y José Luis Coll (Tip y Coll) de 1983, TipyColl-orgía – Beethoven y otros por el estilo.

Si el pobre Beethoven, q.e.p.d., levantara la cabeza, a estas horas serían las doce, si es que no eran las cinco. El pobre Beethoven, que cuando le hacían una mala crítica se hacía el sordo, era uno de los mejores músicos del siglo XIV que ha dado Italia. Ya desde muy niño su padre le decía: «Beethoven, que se te ve la Pastoral por debajo del pantalón.» Y el pobre Beethoven contestaba en alemán: «Mon cherie papá, ¿que es quieg que haga muá?», y el padre cogía el piano por la cola, hasta que se la arrancaba al hijo.

image

Pasaron los años… a la casa de Beethoven. Por entonces, el pobre Beethoven ya debía tener la edad de su padre, o sea, unos dieciocho años. La madre era la mujer del padre de Beethoven, cosa que nunca quiso decir el padre para evitar que el hijo tocara la dulzaina por los pueblos. Ya en la mili, el pobre Beethoven, siendo quinto, escribió «La Quinta que lleva su nombre, perdón, su apellido». Más tarde se hizo fraile y escribió «La Novena». Como la novia del pobre Beethoven apenas tenía pechos, escribió «Para Lisa». No contento con esto compuso la Intemerata, que se estrenó en el teatro Calderón de Madrid, con la compañía de Manolo Escobar. ¡Qué éxito! Más de cincuenta millones de personas se apretujaban en los palcos y otros tantos en el «water» de caballeros. El pobre Beethoven no podía contener sus nervios y se le escaparon por la calle Carretas, en dirección a la Puerta del Sol, que ese día estaba cerrada.

Su íntimo amigo y colega, el marqués de Santofloro, hoy concejal del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes Magos, salió al proscenio, exhibiendo en el pecho un parche Sor Virginia de Matos, que le había regalado el Juventud de Bradalona, que celebraba su primera comunión. El director de la banda, un tal Al Capone, tuvo que salir a saludar a unos amigos que le habían traído chorizo Revilla, varias gallinas, joyas, un periódico de Pontevedra y dos camisas de fuerza, de seda de Valencia.

El pobre don Jacinto Benavente, que no pudo acudir al estreno porque no había nacido todavía, se llevó un disgusto que se habían dejado en el guardarropa. Luego se supo que el disgusto era del pobre Alcalá Zamora, o del pobre Alcalá Ciriaco o del pobre Alcalá Quincoces.

Se levantó el telón a eso de las diez de la noche, con una resaca que no sabemos cómo pudo llegar arriba. Un silencio sepulcral guardaban las vociferantes damas. Los más amigos, animaban al pobre Beethoven con frases como éstas: «Vamos, maestro, a ver si me arregla usted esta butaca»; o «Luisito, Luisito van, el pichicato del creschendo es inarmónico cuando las fusas se semicorchean con el ralentí de los violines», o «¡Coño, Beethoven, qué mañoso eres para la solfa!». Y era verdad, porque a Beethoven la música se le daba como hongos y como setas, y fue cuando compuso «La Seta Sinfonía».

Al día siguiente del estreno recibió una carta de su compadre Juan Sebastián Bach, desde la cárcel, hablándole de sus fugas y de su órgano. Porque si ustedes no lo saben, Bach tenía un órgano así de grande, que le había costado diez mil pesetas en El Corte Inglés, que por entonces era muy barato. En uno de los párrafos, podía leerse esto: «Beethoven, estás haciendo música barata y ramplona para que bailen en las fiestas de los pueblos. Tú sabes hacer otras cosas, como ordeñar, segar, acarrear, trillar y astrología. ¿Por qué no te dedicas a esto de lleno, y dejas la música? ¿Me oyes? ¿Eh? ¿Me oyes? ¡Nada! ¡No hay manera!»

Pero el pobre Beethoven, terne que terne, erre que erre, dale que dale, consiguió terminar la carrera de obstáculos en menos de lo que canta el macho de la gallina. O sea, el gallo, el mejor torero que ha tenido Alemania. El pobre Beethoven enferma, está mala, se dice que tuberculosa, y por fin, un día de noviembre, decide morirse, no yendo nadie a su entierro, por lo que él mismo tuvo que enterrarse de mala manera.

Descanse en paz el pobre Beethoven y otros por el estilo.

Valencia Canta

Dreamworks se hace con los derechos de ‘Micro’ de Crichton

La productora de Spielberg, Dreamworks, se ha hecho con los derechos del próximo libro de Michael Crichton (1942-2008). ‘Micro’.

‘Micro’ (2011) esta coescrito por Richard Preston sobre anotaciones del difunto Crichton.

Dreamworks Pictures Picks Up Michael Crichton’s Micro por Andrew Liptak en io9

Richard Preston (1954- ) es un escritor americano de textos científicos, algunos de ficción, que se basa en referencias a ensayos y a entrevistas para documentar y reforzar sus historias (wikipedia).

image

En mi opinión, el éxito de sus novelas en vida está haciendo que pase como con Tolkien y su universo de la Tierra Media, que años después de su muerte sus descendientes estan rescatando libros y libros a partir de cartas y apuntes que el autor dejó en vida. A través de sus notas ya surgió ‘Latitudes Piratas’ y ahora con la colaboración o re-escritura de sus apuntes nace ‘Micro’.

Así estamos a las puertas de innumerables novelas a título póstumo del autor de la saga Jurásica.

Preston ya utiliza un estilo similar al que utilizaba Crichton y una temática parecida, fácil de copiar pero muy costoso de documentar. Por no decir que el leitmotiv de Crichton sigue presente. Una multinacional a la que se le va de las manos la tecnología.

Fácil de copiar pero seguro que imposible de reproducir con la personalidad y el toque que les daba Crichton a sus obras.

Y las películas basadas en el autor se sucederán.

Además de ‘Micro’ y ‘Latitudes Piratas’, ambas en preproducción y firmadas a título póstumo por Crichton podremos seguir viendo criaturas nacidas de la mamo del autor.

En marcha está el remake de ‘West Word’ en formato de serie y este mismo año 2015 se ha estrenado la continuación de ‘Jurásic Park‘ (libro del 1993) ‘Jurásic World‘(2015) basada en los libros originales y con vistas a formar una nueva trilogía en los cines.

Y es que sin ir muy lejos, este fin de semana veíamos en casa ‘El guerrero número 13‘ (1999, John Mctiernan) basada en la obra de Michael Crichton de 1977 ”Eaters of the Dead’ que recrea de manera realista el mito nórdico de Beowulf. Ayer paseando, destacado en las librerías lo nuevo e inédito este 2015 de JRR Tolkien, ‘Beowulf’, una versión anotada y comentada por el filólogo fallecido en 1973, espero que a título póstumo.