Sagra’s house! Una vieja anécdota y ahora una web.

Sagra’s House existirá por lo menos cerca de 10 años.

Una década.

En el 2000 durante los estudios de informática además de programación aprendí algo de html. Allí Juan Ramón, un compañero de clase, ya me picó con la semillita. “Sabes muchas anécdotas de cine. Molaría hicieras una web.

Después de algunos intentos laborales enriquecedores pero fallidos hice un curso de diseño web con Alfonso Lapaz, de Pixel0.com, y ahí fue mi lanzamiento a subir páginas en html primero y luego algún macromedia flash incrustado. Nacía Sagra’s House con fondo verde cantarin.

Primer reset.

Tras pasar un verano en el Ayto de Quart de Poblet trabajando en la intranet (prácticas 2003) rompí mano con php y bases de datos.  Trasteando trasteando en 2005 lanzaba Sagra’s House, web dinámica con php y BD, y un logo azul sobre fondo blanco.

Nunca me plantee que durara tanto.

Hasta 2009 escribí y programé mucho. Luego fui cada vez más irregular pero siempre fue un escape a ideas y anécdotas de cine, cual pensadero de Harry Potter.

Nunca he hecho el blog para recibir visitas. Pero la poca audiencia y el aumento de responsabilidad laboral que recibí al final de la década redujeron mi frecuencia de publicaciones.

Segundo reset

En el 2013, cuando menos tiempo y ánimo circunstancial tenía los códigos php fallaron y no conseguía conectar a la BD, por lo que ni se veían contenidos ni se podían subir nuevos.

Alfonso Lapaz acudió en mi ayuda y Sagra’s House se convirtió a WordPress.

Había perdido parcialmente los post de la primera etapa, “dorada” por así decirlo, de mi blog. Pero tenía todavía imágenes subidas.

Pero las posibilidades de WordPress, sus pluggins y su aplicación para móvil que facilitaba publicar contenido, pronto hicieron que Sagra’s House volviera a tener vida y dinamismo.

Además encontré una manera de recuperar los post, uno a uno y poco a poco, mientras seguía publicando hasta que así llegué a finales del 2016 a unos 1500, o eso ponía el contador, post subidos entre 2005 y 2016.

En noviembre del 2016 acabé de recuperar el último de los antiguos post.

Tercer reset

Si bien a primeros de noviembre acabé de recuperar los post perdidos, no se puede cantar victoria antes de tiempo.

Ni después de tanto trabajo decidir hacer la copia de seguridad unas semanas después para que englobe el mes vencido.

El globo explotó y con él Sagra’s House.

Se perdió todo. 

Se perdieron las imágenes de los post. Puedo recuperar lo que aún guardo en el PC, pero las de los post del móvil muchas habrán desaparecido.

Las galerías de Picasa además también han volado este año 2016, esta vez por cese del servicio de Google. Bodas, despedidas, cenas, fiestas … todos los enlaces rotos.

De las nuevas publicaciones tuve a bien hacer una copia de seguridad, pero con la mala pata que el corte llegó hasta abril. Desde entonces casi he publicado más que en el primer semestre y además en estos últimos meses realicé el grueso de la recuperación del blog antiguo.

Los videos de YouTube de momento tampoco se ven. Igual es un 20% de lo publicado en estos años.

Los cumpleaños de la secta también tengo que intentar recuperarlos.

Alfonso volvió a echarme una mano para volver a poner en marcha la web con WordPress y empezar de cero.

Con lo cual estoy delante de una oportunidad de relanzar la web, con la misma temática, nuevas anécdotas y diferente aspecto, volviendo a recuperar lo viejo para asentar la web y avanzar en las historias.

En la época de instituto uno de mis mejores amigos, Ivan Carmona, venía a jugar al mítico PC Fútbol 4.0 a mi casa, en mi antiguo 486. “Vamos a la Sagra’s House!! decía.

Vamos a por el tercero.

No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en un bolsillo.
Albert Einstein

Digo yo, ¿Porqué guardarlo en los bolsillos si lo puedo guardar en un blog?

  1. Cine y ciencia ficción, escrito y en pantalla.


  2. Arte, fotografía y fotomontajes.


  3. Edición, programación y maquetación.


  4. Música para amansar a las fieras, rock y clásica.


  5. La vida y política que nos rodea.


  6. La familia y amigos que te cargan las pilas.