Guarroman

¿Es un pájaro?
¿Es un avión?
¿Un superhéroe?
No ¡¡Es un pueblo!!

Guarromán

Iglesia de la Inmaculada Concepción

En Jaen puedes encontrarte este pequeño pueblo, poco oloroso, y de curioso nombre.

Cerca de él por la carretera te encuentras la señal de Ventosilla, con lo que ya tu instinto te hace subir la ventanilla y buscar una pinza para la nariz.

Nada que ver con los olores este pueblo, pues parece provenir de Guadarroman, nombre de origen árabe (agua de granados). Por si acaso la localidad vecina se llama Baños.

Pero si a alguien le queda algún temor, en 1982 ganó un premio nacional al pueblo más limpio.

Guarromán, Un pequeño pueblo colonial con mucha historia, no muy lejos de los orígenes de los Sagras, y con un supernombre.

Valenciano para ingleses

Ya tiene tiempo esto de las traducciones al inglés de los pueblos. Speaking in silver.

Hace años, cuando los mensajes de correo eran virales (antes de los memes los emails y powerpoints dominaban los grupos online) me llegó uno con las poblaciones valencianas traducidas al inglés.

Ahora los memes son virales y te llegan de diferentes grupos de WhatsApp. Casi seguro que a Eugeni Alemany le llegó el de los pueblos andaluces.

Iba a intentar recuperar ese correo valenciano para una nota del blog pero se ha adelantado en un eterno hilo de Twitter Eugeni Alemany, y la gente ha ido creando una extensa lista de localidades valencianas.

Continúa y verás:

Sigue leyendo

Estebanillo González

Vida y hechos de Estebanillo González

Hombre de buen humor

La de Estebanillo es una novela autobiográfica entretenida. Recomendable.

Estebanillo va relatando sus vivencias a cargo de diferentes señores para los que preparaba fiestas y divertimentos.

Que decir que era un hombre de buen humor, y mejor comer y beber.

La novela está disponible por ejemplo en la revista online de Literatura Española Medieval y del Renacimiento LEMIR N. 13 (2009, ISSN 1579-735X).

Normalidad

Cuando mucha gente a la vez hace cosas raras, inmediatamente se convierten en normales. La normalidad es sólo una cuestión numérica.

En consecuencia, si tú no haces esas cosas, o no las ves coherentes, te colocas fuera de la normalidad. No ser normal también es sólo una cuestión numérica. Por defecto esta vez.

¿Tiene razón la normalidad? No siempre, como hemos visto históricamente. Pero tampoco la garantiza la anormalidad.

Por lo tanto, otorgar puntos de valor a lo mayoritario o a lo excepcional nunca es acertado.

Realmente sólo quiere decir lo que dice: que mucha gente hace una cosa, sea o no lógica. Y hay gente que no la hace, sea o no conveniente.

Por lo tanto. Los mismos motivos hay para estar a favor que para estar en contra de las cosas ilógicas. Lo que cambia es el número de personas. Lo que lo transforma en lícito asocialmente es la cantidad.

Y no es malo estar con la mayoría. Como no lo es no estarlo. El problema surge cuando no se aceptan una de las dos posturas. Cuando la mayoría desprecia al rebelde y viceversa.

Dicho esto. Vuestra prisa en contestar dice mucho de en qué lugar estáis y las pocas ganas que tenéis de moveros de él. Lo cual no es bueno o malo pero sí sintomático.

Son días de reflexión y esta es la mía. La que propongo, no la que defiendo. Porque no hay conclusiones.

Arturo González Campos @ArturoGCampos