Las tijeras contra la espada

Aquella ocasión en que Hayao Miyasaki “derrotó” a Harvey Weinstein con una espada samurai

En hipertextual, Vonne Lara relata este encuentro que acabo con la victoria de La Princesa Mononoke.

Parece ser que Westein además de acosar mujeres acosaba las películas que pasaban por sus manos recortando la duración de las cintas, “manostijeras” le llamaban por los recortes.

La pluma de dibujo puede más que la espada samurai, y la espada más que las tijeras.

La duda de Spielberg

¿Y si el todo poderoso Spielberg fuera uno más de los acosadores que el pasado año abundaban por las redes?

Ahora el tiempo ha hecho que la cantidad de individuos y sus acosos y abusos, ¡sus crímenes!, se diluyan entre la temporada de premios y estrenos.

Pero las víctimas siguen ahí y los declarados y todavía ocultos acosadores también.

Ya hace un tiempo escribí sobre Westein y cia, con Rose McGowan como protagonista. Y ya entonces me planteé la duda.

¿Puedes ya fiarte de los hombres del mundo del cine? ¿Y si las mujeres fueran también artífices y encubridoras? ¿Y si Spielberg, mi Spielberg …?

Escribir un blog como hobby, significa escribir sin la certeza de que los hechos sean fidedignos porque no hay medios de contrastar con los afectados, con poco tiempo para leer, confiando sin deber hacerlo en las fuentes de Internet, por mucho que las contrastes con más medios, que muchas veces beben del mismo Internet. Pero nunca creo hay que realizar acusaciones sin pruebas firmes.

Mr Grunk es un Islandés-Australiano que se dedica a realizar documentales de cine, de aspectos truculentos en su blog Sourced. Afirma que tampoco es un profesional de la prensa y que se sirve de ficción, rumores y conjeturas para completar sus reportajes. Todo lo que expone queda en entredicho. Pero ya crea la duda.

Por ejemplo desarrolla un artículo para proponer como posible abusador de menores al actor Robin Williams, ¿Un oscuro secreto?. Y sin pruebas va enlazando noticias que podrían tener un posible trasfondo sexual con niños, cocaína, personajes interpretados por el cómico en cine, hasta llegar a que el sentimiento de culpa podría ser una de las causas de su suicidio. Y sin pruebas ya ha creado una duda en un momento en el que los casos Westein no han parado de aparecer y hundir todo tipo de reputaciones, saltándose a la torera la presunción de inocencia.

Y de igual manera acusa sin pruebas contrastables a Spielberg. Sólo conjeturas. Sólo la duda. ¿Suficiente?

Alega una carta, supuestamente escrita por el actor Crispin Glover (George McFly) de Regreso al futuro, What is it? contando sus (de Glover) sospechas sobre los abusos y gustos lascivos del productor ejecutivo. Mr Grunk acaba exponiendo que el contenido de la carta fue el motivo de que el actor no repitiera en el resto de la saga.

Con este otro artículo, ¿Qué le hizo Spielberg a este niño?, acusa al director de El Imperio del Sol de secuestrar durante un año a un amigo del pequeño Christian Bale con motivo del rodaje. Estilo narrativo más cercano a la ficción que a un trabajo de investigación, diciendo nombres sin decirlos.

Pero es ya con el vídeo y artículo El lado oscuro de Spielberg y Hollywood, donde deja entrever abiertamente que el director de Ohio es un acosador de menores, uniendo circunstancias aisladas que podrían tener o no el trasfondo sexual, recurriendo a amistades (o contactos laborales) con Polanski o Michael Jackson para demostrar su gusto por los menores, volviendo a las escenas de sus películas para demostrar su depravación, reuniendo una serie de noticias que Mr Grunk guía inamoviblemente hacia el hecho de que Spielberg es un acosador.

Y en conjunto no tienen sentido. Es poco creíble. Y si hubiera algo de verdad ya hubieran saltado las alarmas judiciales. Una vieja del visillo malmetiendo rumores digitalizados en el siglo XXI. Pero en un mundo tan pervertido como el de Hollywood ya ha creado la duda.

Hablar no es suficiente

Tengo pendiente abordar el asunto del acoso de Harvey Westein. 

Harvey Westein es el productor de las películas de Robert Rodríguez.

En Variety Robert concede una entrevista, hablando por fin de su experiencia con Harvey y Rose McGowan.

Y como dice el director escribir en blogs o hablar no es suficiente.

Quien dice un Westein, dice alguien con poder.

…Hablar no es suficiente. Incluso capturar a alguien en el acto de inmediato y llamarlos lo antes posible todavía no es suficiente. Lo que he aprendido de mi propia experiencia es que nosotros, como sociedad, tenemos que hacer mucho más por la prevención. Una vez que alguien como Harvey Weinstein ataca, las olas, los efectos dominantes y el daño colateral que se produce son de largo alcance, imparables e interminables. Una vez que un depredador ataca, es demasiado tarde. Tenemos que evitar que estas acciones ocurran desde el principio a través de la educación, las consecuencias más duras y la tolerancia cero. Debemos garantizar que se haga justicia y exigir un cambio cultural en nuestro país para que esto nunca vuelva a ocurrir.
Robert Rodríguez

Hablar y escribir no es suficiente, pero quizás alguien aprenda.