Terres de cinema

Hay que ampliar miras.

Una buena idea para un programa. Recorrer los pueblos de la Comunitat Valenciana en dónde artistas locales o españoles han rodando películas nacionales más o menos importantes. O eso es lo que deduzco de la noticia de Valencia Plaza.

¡Ajá! ¿Lo mejor que se puede hacer para el cine? Me explico sin ser un experto.

Hay que mirar lo que se ha hecho, siempre saber de dónde se viene, pero intentar mirar al futuro y ampliar miras.

Mientras que este programa mirará película rodadas en Valencia seguramente con productoras de Madrid la Ciudad de la Luz agoniza. Maldito gobierno del PP que guarrada hicieron. Todos los peros que la izquierda y hatters quieran ponerle. Pero ahí hay un estudio de cine, mejor o peor, desperdiciado.

El programa mirará directores que hayan realizado películas «noticiario», que digo yo, pero parece que no van a mencionar al Cid o a los Lanister de Peñíscola, por ejemplo.

Mientras se mostrarán localidades valencianas donde ga habido rodajes, seguramente se omitirá al resto de escenarios españoles, como esa última cruzada rodada en Granada con Indiana Jones. PEOR aún, no se mostrarán escenarios valencianos y españoles que se puedan utilizar en futuros exteriores de producciones internacionales.

Mientras que el Gobierno es tan malo con el cine, aunque los grandes títulos españoles tengan ayudas ICO del Estado, la nueva TV autonómica incentiva amigos ideológicos y resulta una decepción de programación y otro agujero económico y de enchufismo.

Pero es que somos tan GILI ***AS que los grupos Tele5, Antena3, incluso TVE (que la pagamos todos esta última), producen películas y se promocionan su puñetero ombligo, obviando el resto de cine de las otras televisiones y desperdiciando la oportunidad de hacer películas buenas y de calidad.

Coño, que sólo exportamos actrices con tetas tetas y actores para hacer de sudamericanos a cambio de orgasmarmos por ver a Antonio Banderas o Penélope Cruz.

Y Netflix se dedica a poner en su plataforma MUNDIAL producciones españolas, y ya se quieren cargar esta empresa de streaming porque paga poco a Hacienda. Pues habría que ver cuanto beneficio sacan trabajadores de una película o serie nacional, que no son pocos los que curran, y algún que otro doblador español que trabajará en estas series que la plataforma trae en otros idiomas a España. Igual las gallinas que entran por las que salen.

Pero bueno, como decía Roberto Benigni, no hay nada que acrecente y dignifique más al nacionalismo, para estar orgulloso como «el ombligo!!!». Perdón, el melic.

Escenarios de película, Valencia Plaza

La gran traición

Fractura por el nacionalismo

La gran traición por Javier Cercas

… La prueba flagrante de ello es que tales políticos hablan por sistema en nombre de Cataluña y juzgan que el problema catalán es un problema entre Cataluña y España, y no lo que es: un problema entre catalanes, más de la mitad de los cuales hemos dicho una y otra vez, en todo tipo de elecciones, por activa y por pasiva, que no queremos la separación. Por eso el nacionalismo es incompatible con la democracia: porque, cuando se trata de elegir entre la democracia y la nación, elige siempre la nación. Para los políticos separatistas en el poder, los catalanes no somos quienes vivimos y trabajamos en Cataluña, sino sólo quienes, además, son buenos catalanes, fieles a la patria y votan lo que hay que votar. Los demás no somos catalanes, no contamos, no existimos; …

Javier Cercas

La gran traición en El País

Una reflexión que yo me hago. Cambia «Cataluña» por «España» «Valencianismo»… forofo, ultra… que malo son los extremos. Los actuales nacionalismos.