Valencia sitiada

Valencia es sitiada por Valencia.

Os voy a contar un caso hipotético.

El 18 de octubre Valencia está cerrada por el runing. La media maratón ha llegado. ¡Alegría de organización!!

Una gran zona metropolitana que va desde la ciudad de las artes y las ciencias hasta Blasco Ibáñez queda aislada.

Si estoy dentro con mi mujer preñada que se puede poner mala o de parto no  puedo llegar a mi padre que está muy enfermo en un pueblo de L’Horta, y al revés.

¿En cualquiera de los casos acelero y me llevo vayas y corredores becerros que le bailan a los aytos corruptos sus infulas de grandeza y autobombo, y que les autorizan en su falta de planificación?

No es plan. Habrá que demostrar más sentido común que la Organización.

Y encima un partido en la Fonteta con el mogollón que se monta en la salida de Valencia por la pista de silla.

Y no va dirigido a las élites de la Secta o a los deportistas en si, sino a la mi….da de Organización.

Ya veremos el 15 noviembre con la maratón entera.

Si JR Martín descubre las maratones de Valencia lo incluye en el próximo sitio a Desembarco del Rey.

La Secta

Sherlock Holmes por Sidney Paget.

Sherlock Holmes por Sidney Paget.

Hace poco leí el relato original de “Escándolo en Bohemia” primera aventura de Sherlock Holmes escrita allá por el 1891 a manos de Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930). La historia, narrada como casi siempre por su amigo el Dr. Watson, cuenta las aventuras de Holmes y el encuentro con “Ella”, Irene Adler.

Una pequeña relexión al distanciamiento aquejado por los amigos de joventud que no es tanta cuando de verdad hay que reunirse.

Era poco lo que yo había sabido de Holmes en los últimos tiempos. Mi matrimonio nos había apartado al uno del otro. Mi completa felicidad y los diversos intereses que, centrados en el hogar, rodean al hombre que se ve por vez primera con casa propia, bastaban para absorber mi atención; Holmes, por su parte, dotado de alma bohemia, sentía aversión a todas las formas de la vida de sociedad, y permanecía en sus habitaciones de Baker Street, enterrado entre sus libracos, alternando las semanas entre la cocaína y la ambición, entre los adormilamientos de la droga y la impetuosa energía de su propia y ardiente naturaleza.” ….

“Regresaba yo cierta noche, la del 20 de marzo de 1888, de una visita a un enfermo (porque había vuelto a consagrarme al ejercicio de la medicina civil) y tuve que pasar por Baker Street. Al cruzar por delante de la puerta que tan gratos recuerdos tenía para mí, y que por fuerza tenía que asociarse siempre en mi mente con mi noviazgo y con los tétricos episodios del Estudio en escarlata, me asaltó un vivo deseo de volver a charlar con Holmes y de saber en qué estaba empleando sus extraordinarias facultades. Vi sus habitaciones brillantemente iluminadas y, cuando alcé la vista hacia ellas, llegué incluso a distinguir su figura, alta y enjuta, al proyectarse por dos veces su negra silueta sobre la cortina. Sherlock Holmes se paseaba por la habitación a paso vivo con impaciencia, la cabeza caída sobre el pecho las manos entrelazadas por detrás de la espalda. Para mí, que conocía todos sus humores y hábitos, su actitud y sus maneras tenían cada cual un significado propio. Otra vez estaba dedicado al trabajo. Había salido de las ensoñaciones provocadas por la droga, y estaba lanzado por el husmillo fresco de algún problema nuevo Tiré de la campanilla de llamada, y me hicieron subir a la habitación que había sido parcialmente mía.”

Y es que todos tenemos nuestra Irene para olvidarnos un pelín de nuestros Watson’s y Holmes’s: “Ella es siempre, para Sherlock Holmes, la mujer. Rara vez le he oído hablar de ella aplicándole otro nombre. A los ojos de Sherlock Holmes, eclipsa y sobrepasa a todo su sexo.”

Por suerte esa amistad dio para 56 aventuras más.

Actualizando “Enlaces amigos”

¿Qué opinas del Diseño? ¿Que web del grupo añadirías?

Hay más. No te las pierdas!