Robopocalipsis

Ya hace unos años publiqué que Spielberg se había hecho con los derechos de Robopocalipsis (Robopocalypse, Daniel H. Wilson, 2012) para dirigir la película.

Ahora parece que la va a dirigir Michael Bay.

Estoy buscándolo para leerlo, pero el libro está desaparecido en la editorial y en las librerías.

Continuar Leyendo →

Ready Player One, la falsa creativa de Hollywood

Hollywood, la ciudad de los sueños con reloj despertador

Al fin pude ver Ready Player One (2018), la última película de Steven Spielberg. Una cinta trepidante, emocionante y evocativa, repleta de guiños (huevos de pascua) a los videojuegos y al cine ochentero. Disfruté cómo un niño con zapatos nuevos.

Pero me faltó algo. Mis espectativas eran aún mayores a pesar de lo grande que ha sido esta película. Culpa mía. Primero leí el libro de Ernest Cline y luego he visto la peli. Presperanzas de ver personajes y películas del libro, o incluso más, que finalmente se han apeado de la cinta.

Y es que en Hollywood te permiten soñar y crear sueños, siempre que el despertador del dolar no te quite el sueño.

Continuar Leyendo →

ET, plagio edulcorado

ET en el Imperio Contraataca y en la Biblia

ET es una copia por varios motivos

Carlo Rambaldi decía que para la cara de E.T. se basó en los rostros del poeta Carl Sandburg, Albert Einstein y un perro de raza pug (casualmente más tarde fue de la misma raza el can marciano de Men in Black también producida por Spielberg). ¿Esta cara se podría considerar plagio? ¿O podemos decir inspiración que es más bonito?

E.T., Carl Sandburg, Albert Einstein y un perro de raza pug

La inspiración o copias por ejemplo de Tarantino en grandes directores y películas es afirmada por el mismo. Aunque roce el plagio, tiene perdón porque lo admite y le sale bien.

¿Qué podemos decir de Steven Spielberg cuando dirige ET y los plagios cantan por sí solos?

¿Coincidencia casual de un cúmulo de ideas? ¿Inspiración no declarada? ¿O plagio edulcorado con el toque íntimo de Spielberg?

Continuar Leyendo →

Concavenator Park

Parece que Spielberg se ha pasado con el realismo de sus efectos especiales.

En la nueva película de Bayona, producida por Spielberg y basada en Parque Jurásico un volcán entra en erupción en la isla de Nublar.

Holden Wilson

Para Nublar Crichton se basó en la isla costarricense de Cocos.

Pero los escenarios naturales de Nublar se rodaron en Hawai.

Kilaue

Desde hace un mes, el monte Kilaue, de Hawai, está lanzando lava y cenizas. Los escenarios naturales de la saga se están quemando y están siendo bombardeados por el volcán como en el tráiler.

Nublar

Si no fuera natural, parecería un evento promocional más de la película que se acaba de estrenar.

¿Y el Concavenator que?, pues un dinosaurio español y jorobado que pasturaba por las playas “jurásicas” de Cuenca que el director español ha introducido en Jurassic World, the fallen kingdom.

Concavenator

Porque hoy se estrena la Roja de fútbol en el mundial y hay que ser español como Bayona y el Concavenator y no extinguirse antes de tiempo de la competi.

¿Eran perros o gatos? Spielburgers

Hace más de 20 años ya tenía vocación de dar la tabarra con temas varios (aquel entonces en modo palique taladro) y una de esas palizas surgió con alguna noticia de dioxinas (partículas de plásticos a nivel químico) en las hamburguesas. Después de media hora o a saber de monólogo la pregunta de mi amigo fué: ¿Eran perros o gatos?

Lo que publiqué hace unos días ha resultado ser un episodio de una miniserie cárnica.

Y el que yo pensaba era un niño, Carl’s jr., resulta ser una cadena de hamburgueserías a la altura de McDonals o Burger king, quien sabe incluso si de McDowels (Príncipe de Zamunda).

Resulta que en Idiocracia (2006, Mike Judge) en el año 2500 Carl’s jr. es la mayor empresa del mundo. Es posible que el empujón sea por la Spielburger.

Cuando la empresa ideó una campaña promocional con la Spielburger a raíz del estreno de Ready Player One, quisieron pedir el consentimiento/colaboración del director.

Este se negó a participar del invento de la cadena.

Carl’s jr. siguió insistiendo y fue cuando lo intentaron con la nota en el coche.

Finalmente el director en un sorprendente auto-vídeo afirmó que no se opone al uso de su nombre, pero que no quieren tener nada que ver ni con el producto ni con la cadena de comida rápida.

Quien sabe si la experiencia de Steven con su propia cadena Dive!, que duró del 1996 al 1998, le ha dejado empachado de negocios alimentarios.

De momento la hamburguesa no. será de perros o gatos, será de Spielberg.