El poeta Haley

EL POETA HALLEY

Me atraparás al vuelo y nunca a la pared
Y si me dejas aire en tus líneas dormiré
Palabras de una musa de baja maternal

Puede que al fin me conozcan muy bien
Si fueran puntos grises mis rarezas cada tara que cree
De seguirlos con un lápiz al final verías mi cara en el papel

Por eso estoy por aquí otra vez
Rebuscando en mi almacén esa palabra con su débil timidez
Ojalá encuentre la forma, más me vale, tengo un tema que acabar

Si no aparece nunca o entiendo que no di con la palabra justa
Y cuando al fin la encuentro
Llega aquel mar de dudas

Si cuando me decido tú me detienes
Siempre
Me aprietas justo aquí
Dices no, mi leal traidora inspiración

Cuando apareces menos soy

Y soy yo

Te quedarás dormida, menuda novedad,
Es peor mi genocidio cuando no te dejo hablar
En la autopista de la vida si te saltas la salida hay que esperar

Puede que no haya aprendido a aceptar
Que escuadrones de moral judeocristiana con su culpabilidad
Nos seguirán por tierra, por el aire y sobretodo por amar

Puede que esté demorando la acción
A los doce tuve un sueño en que ganaba pero el sueño me venció
Desde entonces mis derrotas son las huellas del carné de ese tal yo

Ahora escúchame, ya he encontrado la palabra justa
Mejor prepárate, tiene algo que a todos asusta

Sí, la voy a soltar, la quiero soltar

Pronunciaré esperanza, la gritaré por dentro
Si es lo que hace falta
La escribiré mil veces
Me alejaré de espaldas
Quizás de repetirla algo me quede

No puedo permitir tu negación
Mi leal traidora inspiración
De intermitente aparición
Como un ángel hallado en un ascensor
Que bien funcionas como recuerdo

Acojo en mi hogar
Palabras que he encontrado abandonadas en mi palabrera
Examino cada jaula y allí, narrando vocales y consonantes
Encuentro a sucios verbos que lloran después de ser abandonados por un
Sujeto que un día fue su amo
Y de tan creído que era prescindió del predicado

Esta misma semana han encontrado a un par de adjetivos trastornados,
A tres adverbios muertos de frío
Y a otros tanto de la raza pronombre
Que sueñan en sus jaulas con ser la sombra de un niño

Se llama entonces a las palabras que llevan más días abandonadas
Y me las llevo a casa
Las vacuno de la rabia
Y las peino a mi manera
Como si fueran hijas únicas
Porque en verdad todas son únicas

Acto seguido y antes de integrarlas en un parvulario de relatos o canciones
Les doy un beso de tinta
Y les digo que si quieres ganarte el respeto nunca hay que olvidarse los
Acentos en el patio

A veces les pongo a mis palabras diéresis de colores imitando diademas
Y yo solo observo como juegan en el patio de un poema

Casi siempre te abandonan demasiado pronto
Y las escuchas en bocas ajenas
Y te alegras
Y te enojas contigo mismo como con todo lo que amamos con cierto egoísmo

Y uno se queda en casa, inerte y algo vacío
Acariciando aquel vocablo mudo llamado silencio
Siempre fiel, siempre contigo

Pero todo es ley de vida

Como un día me dijo el poeta Halley,
Si las palabras se atraen, que se unan entre ellas
Y a brillar, que son dos sílabas

¿Eran perros o gatos? Spielburgers

Hace más de 20 años ya tenía vocación de dar la tabarra con temas varios (aquel entonces en modo palique taladro) y una de esas palizas surgió con alguna noticia de dioxinas (partículas de plásticos a nivel químico) en las hamburguesas. Después de media hora o a saber de monólogo la pregunta de mi amigo fué: ¿Eran perros o gatos?

Lo que publiqué hace unos días ha resultado ser un episodio de una miniserie cárnica.

Y el que yo pensaba era un niño, Carl’s jr., resulta ser una cadena de hamburgueserías a la altura de McDonals o Burger king, quien sabe incluso si de McDowels (Príncipe de Zamunda).

Resulta que en Idiocracia (2006, Mike Judge) en el año 2500 Carl’s jr. es la mayor empresa del mundo. Es posible que el empujón sea por la Spielburger.

Cuando la empresa ideó una campaña promocional con la Spielburger a raíz del estreno de Ready Player One, quisieron pedir el consentimiento/colaboración del director.

Este se negó a participar del invento de la cadena.

Carl’s jr. siguió insistiendo y fue cuando lo intentaron con la nota en el coche.

Finalmente el director en un sorprendente auto-vídeo afirmó que no se opone al uso de su nombre, pero que no quieren tener nada que ver ni con el producto ni con la cadena de comida rápida.

Quien sabe si la experiencia de Steven con su propia cadena Dive!, que duró del 1996 al 1998, le ha dejado empachado de negocios alimentarios.

De momento la hamburguesa no. será de perros o gatos, será de Spielberg.

El auténtico Karate Kid

SPOILER si no has visto el capítulo de Cómo conocí a vuestra madre o aunque difícil no imposible, el auténtico Karate Kid.

Editado por Emmsan Andersson a continuación parte del capítulo 8×22: The Bro Mitzvah, de Cómo conocí a vuestra madre (en inglés).

Para que quede más claro es la despedida de Barney como se puede leer en el resumen de Series de Bolsillo escrito por Javier Riestra, y todo le sale mal.

SPOILER, Larousso no es el auténtico niño karateca.

Y a continuación el siguiente video que le da la razón a Barney.

Pues con estos precedentes llega Kobra kay.

La tercera de karate kid, … o la cuarta de la línea temporal del Sr. Miyagi. Porque con la de Jackie Chan….?? Ufff que lío. ¡Kobra Kay!

Star Trek & Stephen Hawking

HAWKING … pero luego dije: “En ese marco de referencia, el perihelio de Mercurio habría precesado en la dirección opuesta”.

EINSTEIN ¡Esa es una gran historia! DATA Bastante entretenido, profesor Hawking. —a Newton—Verá, Sir Isaac, la broma depende de una comprensión de la curvatura relativista del espacio-tiempo. Si dos marcos de referencia no inerciales están en movimiento relativo …

NEWTON ¡No me patrocine, señor! Inventé la física. El día en que la manzana cayó sobre mi cabeza fue el día más trascendental en la historia de la ciencia.

HAWKING No es la historia de la manzana otra vez.

DATA Esa historia generalmente se considera apócrifa.

NEWTON ¿Qué? ¿Cómo te atreves?

EINSTEIN Quizás deberíamos regresar al juego. A ver, usted subió la apuesta al Sr. Data cuatro, lo que significa que la apuesta es siete para mí.

NEWTON ¡La apuesta es diez! ¿No puedes hacer aritmética simple?

Einstein saca la cantidad correcta de fichas. Newton iguala la apuesta.

NEWTON Ni siquiera sé por qué estoy aquí en primer lugar. ¿De qué sirve jugar este ridículo juego?

DATA Iguala la apuesta— Estoy dentro. Cuando juego al póquer con mis compañeros de tripulación, a menudo me parece que es un foro útil para explorar diferentes facetas de la humanidad. Tenía curiosidad por ver cómo interactuarían tres de las mentes más brillantes de la historia en este entorno. Hasta ahora ha demostrado ser muy esclarecedor.

Einstein mira hacia abajo a su propia pila de fichas.

EINSTEIN Y rentable.

NEWTON ¿Podemos terminar con esto, por favor? — mirando a Hawking— Es tu apuesta.

HAWKING Subo a cincuenta.

Data le saca algunas fichas. Newton reacciona y arroja sus cartas con disgusto.

NEWTON Blast! Yo doblo.

Data también deja sus cartas y pliegues, pero Einstein se mantiene firme.

EINSTEIN Dirigiéndose a Hawking— El principio de incertidumbre no te ayudará ahora, Stephen. Todas las fluctuaciones cuánticas en el universo no cambiarán las cartas en tu mano. Yo lo llamo. Estás mintiendo y perderás.

HAWKING Está equivocado de nuevo, Albert. — El portatarjetas de Hawking voltea sus cartas. Cuatro 7. Poker.

Los hombros de Einstein se encogen en la derrota.

STAR TREK: “Descent” – 12/04/93