Violación no abuso

No hace falta insistir para conseguir algo que otra persona está dispuesta a entregar voluntariamente.

La Audiencia Provincial de Madrid ha impuesto siete años de cárcel a un hombre que violó a una joven que había conocido en una discoteca y a la que había acompañado a su casa contra su voluntad. La sentencia explica que no hace falta «una importante violencia física» para considerar que fue una agresión y no un abuso.

El joven ha sido sentenciado a siete años de cárcel por un delito de agresión sexual, otros seis más de libertad vigilada, una orden de alejamiento de un kilómetro y la obligación de indemnizar a su víctima con 10.000 euros.

En un momento dado, la joven optó por no resistirse más y evitar así males mayores, llegando a pedir al agresor que «terminara pronto», y todo porque él utilizó una fuerza «suficiente y eficaz». Se habla de violación y no de abuso, dicen los jueces, «cuando la víctima se ve obligada a soportar en su cuerpo actos no consentidos», usando una violencia «idónea».

Explican que, en base a la jurisprudencia del Supremo «basta con que la intimidación, el temor creado en la víctima, haya sido eficaz y la condujera a no oponerse», hablando incluso de que será suficiente con que el agresor utilice «la violencia física o la ‘vis’ psíquica».

Fuente Cadena Ser por Alberto Pozas

Esta entrada ha sido publicada en Misc y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.